The Good Doctor: ¡tienes que ver esta serie!

The Good Doctor (El buen doctor) es una serie estadounidense, estrenada en septiembre de 2017. Es una adaptación de la serie coreana del mismo nombre transmitida en el año 2013. Ambas, evidentemente, son de drama médico, desarrollado entre hospitales y cirugías.

Las críticas han sido variadas pero, en general, ha tenido buena aceptación. Ha sensibilizado a los espectadores y tocado su vulnerabilidad. La primera temporada sobrepasó las expectativas, logrando conseguir una segunda y tercera temporada.

Freddie Highmore encarna al Dr. Shaun Murphy y su actuación ha sido uno de los atractivos principales. De hecho, ha recibido elogios por parte de la crítica.

¿Cuál es el mensaje central?

El Dr. Shaun Murphy posee autismo y síndrome de Savant (síndrome del Sabio). Es una persona con talentos y habilidades que le permiten sacar el mayor provecho de las diferentes disciplinas de su interés. Sin embargo, tiene inconvenientes para socializar, un gran reto en su profesión.

Murphy trabaja como pediatra, es alegre y positivo (una característica que ha creado empatía en los seguidores de la serie). En ocasiones es subestimado por sus compañeros, pero suele sorprenderlos gratamente. Tiene la mentalidad de un niño de diez años aunque con habilidades especiales y fuera de lo común.

En esta serie se muestran las características resaltantes del autismo; gracias a esto, se habla acerca del deseo de la producción de sumarse a las campañas mundiales de inclusión; se busca mostrar estas condiciones desde diferentes ángulos. Las diferencias no son malas, simplemente, son diferencias. Además, el desconocimiento crea falsas expectativas de una determinada situación; en este caso, de lo que pueden lograr las personas con autismo.

En The Good Doctor se muestra cómo esas “diferencias” pueden ser la pieza clave para solventar diversas situaciones médicas. Asimismo, se evidencia el lado más humano y sensible de sus personajes. Las habilidades de Murphy marcan la diferencia. Su manera de ver las cosas terminan dando otro rumbo a las distintas historias. Es extremadamente meticuloso -otra de las características de personas con autismo-, lo que facilita su trabajo al hallar detalles difíciles de percibir por otros especialistas. Por otro lado, la serie es bastante informativa, sirve de instructivo para quienes conocen poco sobre el autismo.

Datos curiosos

Aunque nos parezca una adaptación interesante y con mucho potencial, algunas cadenas no apostaron por el proyecto. Los primeros guiones no despertaron el interés de los inversionistas. Debieron pasar algunos años para que volviera a ver la luz, de la mano de Sony Pictures y ABC.

Los productores no creían ciegamente en Freddie Highmore para interpretar el papel principal. Gracias a sus actuaciones anteriores, se creía que luciría demasiado joven. Sin embargo, su edad coincidía con la requerida para encarnar al personaje (25 años).

The Good Doctor rompió récord en sus primeros episodios. En sus inicios superó a un monstruo de la televisión estadounidense, The Big Bang Theory, dejando boquiabiertos a expertos en la materia.

Han sido felicitados por padres de niños y adultos con autismo. La aceptación ha sido muy buena: constantemente reciben correos, cartas, publicaciones en las diferentes redes sociales y elogios de quienes se sienten identificados con la serie. Para ellos, es un gran paso y celebran cómo se siguen abriendo puertas a sus familiares. Es una forma de eliminar los mitos en torno a ellos y darles voz.

The Good Doctor ha recibido diferentes premios y nominaciones, entre ellos, The Awareness Award (premio a la concienciación) de la asociación Autism Speaks. En un principio, se transmitía a través de AXN pero, actualmente, otras cadenas se han visto en la necesidad de adquirir sus derechos y presentarla a sus televidentes. Telecinco (España) lo transmite en televisión abierta. Se espera el estreno de la tercera temporada para el mes de septiembre.

En definitiva, cada vez se abren más espacios para individuos con TEA. Las iniciativas de este tipo son dignas de admirar y recomendar. ¡Seguimos avanzando!

Hombre viendo una serie

El buen doctor

_________________________________________________

Facebook: Autism Soccer

Instagram: Autism Soccer

Twitter: Autism Soccer

 

Major Angel Sponsor

Mamá, papá y hermano, ¡esto es para ustedes!

Los hermanos son nuestros primeros amigos y compañeros de vida; con ellos jugamos, reímos y peleamos. También aprendemos y compartimos experiencias. Sin embargo, cuando alguno de ellos tiene necesidades especiales, la dinámica puede variar. Por ejemplo, si uno no camina, toda la familia debe establecer una rutina para mejorar su calidad de vida y promover la convivencia. Lo mismo sucede en el caso de niños con autismo. ¿Podría afectar el núcleo familiar? No necesariamente. Si se organizan, se comunican y los padres brindan amor a todos sus hijos, no debería pasar. No obstante, la llegada de un pequeño con TEA puede variar la rutina y afectar a los demás hermanos.

¿De qué manera?

  • Deberán asumir responsabilidades extras. Si son menores, terminarán cumpliendo actividades que no son comunes en otros niños de su edad. Si por el contrario son mayores, serán sobreprotectores y querrán cuidar cada paso de su hermano.
  • Puede llegar a sentir vergüenza. El desconocimiento en cuanto al autismo puede causar temor, risas y rechazo. La buena comunicación dentro de la familia es indispensable para ayudarlos a manejar estas situaciones.
  • Se sienten desplazados. Algunos hermanos de personas con TEA llegan a experimentar sentimientos de soledad y vacío; otros sufren de celos. Es necesario que se les explique la situación y el porqué de los cuidados extras a su hermano. Todo esto teniendo en mente que el trato debe ser igual para todos.

¿Cómo puede se solventar?

    • Con una buena comunicación. Como mencionamos anteriormente, es vital conversar y llegar a consensos. Todos los miembros de la familia deben expresar sus molestias, dudas e inquietudes. De esta manera, podrán orientarse y apoyarse entre sí. Los padres juegan un papel clave y tienen la gran responsabilidad de dar el ejemplo.
    • Creando lazos fuertes y duraderos. Algunos padres prefieren que cada niño se desenvuelva dentro de su espacio propio; eso es muy acertado hasta cierto punto. Deben promoverse actividades en común que ayuden a construir una buena relación entre ellos. Los deportes y actividades extracurriculares son una excelente opción.
    • Manteniendo la igualdad entre hermanos. Aunque existan diferencias entre ellos, deben tratarse de la misma manera, sin demostrar preferencias y siendo justos ante las situaciones cotidianas.

¿Qué debo hacer si tengo un hermano con TEA?

  • Ser comprensivo. Quizás parezca complicado y se sientan abrumados, pero es esencial recordar que ellos tienen necesidades diferentes, aunque no quiere decir que sea algo malo. Simplemente, requieren del apoyo de sus familiares. Ustedes mejor que nadie podrán acompañarlo en el camino y ser su mayor refugio.
  • Investigar. Si lees al respecto y estudias lo más posible, todo parecerá más llevadero. Entenderás muchas cosas y podrás aplicar ese conocimiento en mejorar su relación.
  • Buscar a un especialista. Si te parece no estás actuando de forma correcta, te sientes asustado o molesto, pide ayuda. Los especialistas en el área te darán las herramientas necesarias para sentirte mejor.

Es importante tener en cuenta que el apoyo familiar es clave para los niños con TEA. Su cara de felicidad hará que todo valga la pena. ¡Sí se puede!

¡Hazlo sentir querido!

 

  __________________________________________________

Facebook: Autism Soccer

Instagram: Autism Soccer

Twitter: Autism Soccer

Major Angel Sponsor

¿Sabes qué es y cómo funciona la dieta sensorial?

A simple vista, lo primero que nos llega a la mente al mencionar “dieta sensorial” es un modelo de alimentación, cuando la realidad es completamente distinta. ¿A qué nos referimos realmente? Hoy vamos a explicarte todo acerca de ella, y la importancia aplicarla en el tratamiento del autismo.

Desorden de sensaciones

La hipersensibilidad a algunos estímulos es un síntoma común en los pacientes con autismo, aunque no es exclusivo para esta condición ni aparece en todos los casos . Los estímulos pueden ser de cualquier tipo: auditivos, visuales, o físicos, y se deben a una alteración en el cerebro a la cual todavía no se le ha encontrado una causa definitiva. Para corregir esto, es necesario seguir una “dieta” o serie de ejercicios pensados para nivelar o acostumbrar al paciente al estímulo que le esté causando problemas.

No se trata de algo exclusivo de los pacientes autistas como ya hemos dicho; las personas con deficiencias de atención, síndrome de Down, síndrome de X frágil, parálisis cerebral, esquizofrenia, desorden bipolar y desorden obsesivo compulsivo son también propensas a sufrir de esta condición.

Los terapeutas ocupaciones son los especialistas más recurrentes para el manejo la hipersensibilidad, y cada dieta sensorial se receta según las necesidades de cada individuo. Cabe destacar que los ejercicios pueden ser repetirse entre una u otra persona, pero los niveles de intensidad y la cantidad de tiempo de cada actividad se recetan según la necesidad de controlar el problema que tenga cada individuo.

En un principio, podemos observar que los ejercicios pueden parecer muy fuertes o pesados para los pacientes, cosa muy común, ya que se trata de una condición muy molesta que afecta el buen desarrollo del individuo dentro del entorno. Con el tiempo, los niveles de molestia se irán disminuyendo de forma considerable y luego eventualmente se podrá abandonar la dieta sensorial, según los especialistas consideren que se ha llegado a ese punto.

Tipos de sensibilidades y ejercicios

En las prácticas modernas, existen diversos ejercicios pensados para equilibrar las sensaciones de los pacientes de forma correcta. La intención de estos es que la persona se ajuste a los parámetros aceptables para él y así comenzar a tolerar de forma apropiada los estímulos de su entorno. Vamos a mencionar algunos de los ejercicios más recurrentes para estas terapias:

  • Flexiones.
  • Rodar sobre una pelota.
  • Apretar pelotas con las manos.
  • Movimientos de animales.
  • Acciones de limpieza, como trapear o barrer.
  • Rodar en el piso.

Los ejercicios mencionados son utilizados comúnmente en el caso de hiper/hiposensibilidad al tacto debido a que causan mucha molestia e incluso dolor crónico en algunos casos, aunque también existen otras formas para acostumbrar al paciente. También se utilizan para aliviar la atrofia muscular y así mejorar el movimiento de los pacientes. En el caso de sensibilidades visuales, las prácticas consisten en sobreexposición a los colores, a patrones, e incluso figuras para encontrar cuál es la causa principal del problema y así empezar la dieta sensorial indicada.

En los casos de sensibilidad auditiva, la simple exposición al ruido de la calle puede ser muy dañina para algunas personas, por lo que el uso de audífonos aisladores es recomendado cuando sea la hora de trasladarse. Para corregir este problema, se necesita un espacio muy silencioso e ir introduciendo de forma muy sutil diversos sonidos de la vida diaria para acostumbrar al cerebro y así poco a poco corregir el problema.

En algunos casos muy puntuales de sensibilidades físicas, se podría utilizar, por ejemplo, cepillos eléctricos y otros objetos que emitan vibraciones para reducir la sensibilidad de la boca. De igual forma, se les pide masticar chicles y otras comidas crocantes para comenzar a habituar la mandíbula y las texturas a las variaciones de densidad y estructura.

Paciencia

No hay un tiempo específico para corregir este problema de forma apropiada. Todos los niños y adultos reaccionan de forma distintas a los estímulos, por lo que un ejercicio puede tener un efecto sobre alguien y no en otra persona. Se trata de una cuestión de descubrimiento y de de control, tanto para los terapeutas, como para el paciente y sus familiares, de modo que logren controlar el problema de forma eficiente.

Una persona puede tardar entre 6 meses a 10 años en corregir esta dificultad, por lo que estar en constante atención a los cambios que ocurren en la vida de él, como en el desarrollo de sus ejercicios es vital para ellos. Lo mejor que podemos hacer en estos casos es poco a poco ir adaptándonos a sus cambios e ir introduciendo nuevos elementos a la vida diaria de forma no invasiva.

La dieta sensorial sin duda le permitirá tener una mejor calidad de vida en el futuro, pero requiere de constancia y trabajo diario para corregir los problemas. Para los chicos con autismo, es fundamental para su buen desempeño en la sociedad, y así tratar de reducir sus dificultades en el futuro.

aprende sobre la dieta sensorial

Cada día, la ciencia encuentra nuevas formas de ayudar a todas las personas con TEA.

___________________________________________________________________

Facebook: Autism Soccer

Instagram: Autism Soccer

Twitter: Autism Soccer

15165 NW 77 Ave Suite 1005 Miami Lakes FL 33014

Autismsoccer.org

Major Angel Sponsor

Dispraxia, ¿qué es y cómo saber cuándo acudir a un especialista?

La dispraxia es una enfermedad neurológica comúnmente ligada al autismo, aunque existen ocasiones en donde este trastorno puede aparecer por su cuenta. Se trata de un problema bastante común en el mundo, por lo que su entendimiento y las formas de tratarlo son de fácil acceso al público general. Hoy vamos a explicarte un poco más en detalle acerca de la sintomatología de la enfermedad y de sus formas de tratamiento

Problemas de movimiento

No se conocen exactamente los orígenes de la dispraxia, pero se cree que su causa radica en una malformación del área motriz del cerebro durante la gestación. Es un problema con el que muchas personas nacen y puede ser tratada, afortunadamente, por diferentes expertos en la medicina, como los terapeutas ocupacionales.

Esta dolencia puede aparecer por su cuenta en extraños casos, pero lo más común es encontrar junto a diferentes problemas neurológicos como el autismo o el síndrome de Down. Vamos a describir algunos de los síntomas más comunes en torno a la dispraxia:

  • Problemas de coordinación.
  • Problemas de concentración.
  • Dificultad para realizar tareas de todo tipo.
  • Déficit de fuerza y habilidad en las manos.

Hay algunos especialistas que catalogan como un síntoma de dispraxia la dificultad del habla, pero lo cierto en estos casos es que se trata de un problema, también neuronal, pero de un área distinta del cerebro en donde no se han creado los enlaces correctos para la buena comunicación verbal. A este trastorno se le llama apraxia y no se le debería confundir o asociar a la dispraxia.

En cualquier caso, ambos trastornos se pueden presentar en los niños con autismo debido a las complicaciones neuronales implícitas al estar dentro del espectro. La buena noticia es que se puede tratar sin problemas, pero es un trabajo de gran duración que puede llegar a cansar tanto al paciente como a sus allegados.

Tratamiento

Existen dos especialistas claves en para el buen tratamiento de esta enfermedad: Primero están los terapeutas ocupacionales, quienes se encargan del cuidado de las acciones finas, como la escritura, agarre de objetos y el entramado de cosas pequeñas.

Para acciones más globales, los terapeutas físicos son los más indicados para el desarrollo de las articulaciones atrofiadas. Los ejercicios que estos profesionales usan son un poco más exigentes hacia el paciente y en algunos casos podrían causar dolor; pero no hay de qué preocuparse, esto es normal. Al estar tratando con músculos y articulaciones contraídos, el estiramiento de ellos produce ácido láctico, el principal causante de dolor muscular.

La consistencia y repetición son las claves en el éxito del tratamiento, pero nunca hay que forzar abruptamente al paciente debido al dolor que se puede causar y a que estamos tratando con personas que usualmente no disfrutan el contacto físico, por lo que el rechazo y el disgusto siempre estará presente en la mayoría de las sesiones. Poco a poco, según se vayan acostumbrando a los ejercicios, sus músculos empezarán a ganar mayor masa, resistencia y movilidad, y los efectos de la dispraxia se reducirán.

En general no existe una cura total de la dispraxia, pero sí tratamientos que ayudan a mitigar sus efectos. Se trata de una condición para toda la vida, por lo que es muy común que determinados niños lleguen a la adultez con cierto nivel de ella, pero con suerte y tratamiento este puede ser lo suficientemente sutil para ser imperceptible para otras personas y así no limitarlos en sus actividades diarias.

No se trata de una enfermedad para nada grave; la clave en su tratamiento es la constancia y firmeza a la hora de realizar los ejercicios. Los padres deben apoyar constantemente a los niños para animarles a seguir con el tratamiento y minimizar los efectos de la enfermedad.

características de la dispraxia

Para los niños, esta condición es particularmente frustrante; es importante que los padres consideren las terapias.

___________________________________________________________________

Facebook: Autism Soccer

Instagram: Autism Soccer

Twitter: Autism Soccer

15165 NW 77 Ave Suite 1005 Miami Lakes FL 33014

Autismsoccer.org

Major Angel Sponsor

El diagnóstico del autismo: todo lo que necesitas saber

Contrario a la creencia popular, el autismo no es una condición para nada peligrosa, y mucho menos algo de lo cual lamentarse. En la mayoría de los casos, se trata simplemente de una variación neurológica que limita ciertas interacciones sociales y causa reacciones distintas a determinados estímulos en las personas que se encuentran en el espectro. Existen varias clases de autismo, siendo una de ellas potencialmente grave; por suerte, se pueden detectar estos trastornos a lo largo del crecimiento del niño. Hoy vamos a hablar sobre los métodos de detección y presentamos algunos consejos al respecto.

El espectro autista

El trastorno del espectro autista (TEA) consiste en una variedad de síntomas detectables a partir de los tres años que dificultan o restringen el desarrollo social de los niños. Este trastorno afecta a 1 entre 70 a 100 niños nacidos, por lo que se ha convertido en algo muy común; no tiene un origen todavía definido y aún se sigue buscando una respuesta para conocer las razones de su aparición. Algunos de los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Poco o nulo contacto visual a la hora de hablar.
  • Se evita el contacto físico.
  • Ausencia de interés por los niños de su edad.
  • Poca o nula comprensión de chistes, juegos de palabras o enunciados sarcásticos.
  • Sensación de no encajar.

Estos síntomas pueden disminuir o empeorar, dependiendo del grado de severidad del TES de cada persona. Como hemos dicho anteriormente, la mayoría de los niños sólo presentan un grado bastante bajo, siendo muy contadas las veces en las que los casos más graves son detectados. La edad mínima para detectar los síntomas es a partir de los tres años, aunque hay situaciones en donde se puede detectar más temprano. Sin embargo, muchos padres no saben reconocer los síntomas a simple vista. Vamos a hablar un poco acerca de las formas de diagnóstico y cómo debemos mostrarnos frente a la detección de algunos de estos tipos.

Formas de detección del TES

Las formas de detectar el TES consisten en dos pruebas en las que se involucran diversos especialistas de distintas áreas, siendo el pediatra uno de los aliados principales en la detección. Al ser él quien está contacto directo con el desarrollo del pequeño durante sus primeros años, es quien debería ser el primero en notar los cambios en el crecimiento y desarrollo. El problema recae en que puede confundirse con otras enfermedades o llevar incluso a asumir erróneamente que el infante puede tener problemas de audición.

Si se sospecha que un pequeño está del espectro, lo ideal es observar su conducta para notar si presenta cambios en lo que debería ser un desarrollo normal. Este podría darse con algunas de las formas antes notadas o, también, puede mostrar otros síntomas distintos a los mencionados; el especialista tendrá que darles una clara definición para poder asumirlos dentro del diagnóstico. La sintomatología varía acorde a la etapa de crecimiento y una vez que se diagnostica con éxito se procede a hacer un estudio un tanto exhaustivo para determinar el nivel de TES que se presenta:

  • Trastorno autista o autismo clásico.
  • Trastorno de Asperger.
  • Trastorno generalizado del desarrollo no especificado.
  • Trastorno de Rett.
  • Trastorno desintegrativo infantil.

Este último es el más peligroso de todos, ya que puede llevar a la muerte temprana, pero por suerte es muy extraño y no se presenta con mucha frecuencia. El autismo clásico y el trastorno de Asperger son los más comunes y presentan características distintas a medida que crece el infante.

Nuestra actitud a la hora del diagnóstico del autismo

El autismo no debería ser tratado como algo negativo, ni hay que asumir que por ello nuestros hijos no podrán adaptarse a la sociedad de forma eficiente. Es simplemente una forma distinta de procesar el mundo a su alrededor. Queda de parte de los padres educar de manera exitosa a sus hijos, adaptándose a sus necesidades y haciendo ciertas cosas para que puedan encajar naturalmente en la sociedad. Algunas de estas acciones son:

  • Una rutina fija: las personas en el espectro tienden a crear rutinas que los hacen felices y les permiten desenvolverse mejor en lo que hacen. Salirse de estos hábitos puede ser catastrófico para ellos, por lo que los padres deberían planear una serie de actividades semanales y mensuales para satisfacer las necesidades del niño en su día a día. Si quieres incorporar cambios, se deben incorporar poco a poco en su día a día y nunca de golpe, de modo que llegue a acostumbrarse ligeramente y ser más receptivo a los cambios de mayor amplitud.
  • Sinceridad: un niño con TES no siempre será capaz de comprender juegos de palabras, ironías o chistes, por lo que ser indirecto en torno a lo que queremos no es para nada recomendado. Ser literal con lo que decimos y con lo que sentimos referente a ellos es la mejor estrategia para realizar una comunicación efectiva y de esta forma desarrollar mejor sus capacidades afectivas a medidas que crecen.
  • Observación: a medida que crece el bebé, es importante notar los cambios de conducta y actitudes que tenga. Una cosa que no parece nada puede ser el principio de un problema más grave, por lo que tener una libreta con sus cambios y consultar con el especialista en torno a ello es ideal para su tratamiento y desarrollo.
  • Paciencia: todas las personas tienen su propio paso a la hora de aprender, lo mismo aplica con los chicos con TES; en la mayoría de los casos ellos se sentirán frustrados por no poder completar una tarea, lo importante es darles su tiempo y espacio para que puedan lograrlas de forma efectiva.

Un último consejo: sean honestos con ustedes mismos y los deseos de sus hijos. Los pequeños con TES pueden convertirse en su principal atención, pero esto no significa que debas dejar tus gustos, deseos y ambiciones personales por atender las necesidades que él requiera. Sé balanceado en torno a los cuidados de tu pequeño y las atenciones a hermanos, cónyuges y a ti mismo.

conoce el diagnóstico del autismo

Existen cientos de tipos de autismo, pero la forma de asumir el diagnóstico de cualquiera de ellos, siempre será similar.

_________________________________________________________________

Facebook: Autism Soccer

Instagram: Autism Soccer

Twitter: Autism Soccer

15165 NW 77 Ave Suite 1005 Miami Lakes FL 33014

Autismsoccer.org

Major Angel Sponsor